5 sencillas prácticas que harán que tu negocio crezca más rápido

Hoy quiero compartir contigo una frustración que me afecta tanto en lo profesional como en lo personal. Llevo más de 5 años con mi empresa y en este tiempo he ayudado a multitud de autónomos y pequeños empresarios a orientar y enfocar sus negocios, a planificar y establecer estrategias efectivas, a llevar a cabo acciones orientadas a resultados y a implementar todo lo que se va estipulando.

Cuando trabajo con empresarios siento que les ayudo a coger perspectiva, a saber cómo seguir desarrollando y creciendo con sus negocios, a definir qué, cómo y cuándo hacer para alcanzar sus objetivos, etc. Pero, aunque parezca mentira, lo que más trabajo con ellos es su “actitud hacedora”.

Me desmotiva y me frustra ver cómo la gente, una vez tiene claro todo lo relacionado con su negocio (cliente ideal, visión empresarial, posicionamiento y branding, objetivos, estrategias y acciones…) se queda impasible esperando que eso que quiere hacer, que eso que quiere conseguir, suceda por arte de magia.

Las cosas no ocurren tan sólo con pensarlas o planificarlas. Las cosas pasan cuando implementas, cuando das el paso y empiezas a HACER. Es muy fácil quejarse de que no entran suficientes clientes, o de que no facturas lo que quieres, y no hacer nada para que eso cambie. Es muy cómodo refugiarse entre papeles y planes y pretender que por mera visualización todo eso se cumpla.

Esta es una de las partes más desagradables y que más odio de mi trabajo. Más a menudo de lo que puedas creer, veo estancados a empresarios muy válidos, con unas capacidades increíbles, con un nicho de mercado brutal y con un proyecto que podría ser exitoso, por no implementar sus ideas y estrategias. En definitiva, por no PASAR A LA ACCIÓN.

Como mi tiempo es limitado, elijo muy bien con quién quiero trabajar: personas comprometidas 100% con sus negocios dispuestas a trabajar y a darlo todo por conseguir lo que quieren. Aun así, muchas veces me encuentro con grandes obstáculos que limitan a los empresarios y que les impiden alcanzar sus objetivos tan rápido como desearían. Lo peor de todo esto es que no se dan cuenta que quienes ponen trabas para conseguir evolucionar con sus negocios son ellos mismos.

A continuación quiero mostrarte algunas de las actitudes más comunes que debes evitar y qué hacer si quieres crecer con tu negocio de forma más rápida.

5 prácticas que harán que tu negocio crezca más rápido

1. Persigue objetivos concretos que realmente te motiven. Hay una práctica común muy extendida que consiste en cambiar de objetivos empresariales cada 2×3. Debes tener claras tus metas y ser consciente de que hay objetivos que no se consiguen de la noche a la mañana, si no que requieren de persistencia y perseverancia.

Me atrevo a decir, por mi experiencia, que existen dos factores principales por los que muchos empresarios cambian de parecer muy a menudo:

  • El primero: no tienen bien definida su gran visión empresarial, con lo que sus objetivos no son lo suficientemente potentes como para mantener esa motivación que les ayude a seguir adelante sean cualesquiera los obstáculos que se presenten. Voy a dejarte con un artículo que escribí hace poco y que puede ayudarte mucho con este tema: 6 aspectos imprescindibles para hacer de tu negocio algo grande ( Pulsa aquí para leerlo).
  • El segundo: la poca tenacidad e inconstancia y su gran impaciencia les juegan malas pasadas. No todo el mundo está dispuesto a asumir el coste de alcanzar aquello que tanto desean. Así que, cuando algo les supone un coste superior al límite que tienen fijado (límite, por supuesto, ficticio), abandonan. Se consecuente con lo que quieres y adquiere el compromiso de esforzarte y trabajar para conseguirlo.

2. Pon foco y orientación en conseguir lo que quieres y no pretendas abarcar más de lo que puedes. Ya lo he dicho mil veces, y lo repetiré otras mil: quien mucho abarca, poco aprieta. Déjame darte unos consejos para ganar foco y orientación:

3. No pretendas que las cosas las hagan otros o que sucedan por arte de magia ¡PASA A LA ACCIÓN!: ya he avanzado algo durante este artículo, pero en este punto quiero remarcarlo todavía más. Hay empresarios que diseñan o definen sus estrategias (muy buenas, por cierto), pero no asumen que llevarlas a cabo implica un determinado esfuerzo. Ante este hecho existen dos posturas recurrentes:

Postura 1: Busco a gente que lo haga por mí: voy a explicar esta postura con un ejemplo con el que me encuentro a menudo.

Imagina una empresa pequeña, con pocos recursos. Diseño la estrategia comercial junto con el empresario y su primer planteamiento es: “vamos a buscar a gente que trabaje a comisión (porque no hay dinero para invertir en un sueldo fijo) y que la lleven a cabo”. Mi respuesta siempre es la misma: “eso no suele funcionar. Hay casos excepcionales, pero no es lo habitual. Ten en cuenta los recursos de los que dispones y vamos a llevarla a la práctica con ellos. Esta es una estrategia 100% viable y muy eficaz si la implementamos y que parte y tiene en cuenta tu estructura y los recursos de los que dispones”.

¿Qué pasa con este empresario?  Que no es “hacedor”, no implementa, no pasa a la acción. Busca vías fáciles o que le supongan poco esfuerzo/trabajo para implementar sus estrategias. Si tuviera recursos sí que podría plantearse invertir en crear una fuerza potente de ventas, pero como no es el caso, debería arremangarse y trabajar por aquello que desea alcanzar.

Postura 2: No hago nada y espero a ver qué sucede: guarda cierta relación con la postura anterior. Como debo hacer un sacrificio “X” para implementar lo que pienso o tengo planificado, voy tirando tal cual estoy y a ver, si por arte de magia, logro alcanzar todos mis objetivos.

¿Qué pasa con este empresario? Que nunca avanza ni evoluciona y, normalmente, suele quejarse de todo y basarse en excusas externas para justificar que no logra lo que quiere.

4. Evita el perfeccionismo: no merece la pena dilatar el tiempo de pasar a la acción porque “falta un folleto, una coma en la página web, o no está este texto 100% como me gustaría”. Es mejor pasar a la acción con lo que sea (siempre dentro de unos límites) que no quedarse estancado y dilatar todas las acciones en el tiempo. Si caemos en el perfeccionismo caemos en la improductividad y en la pérdida de eficiencia.

5. Repite aquello que funciona y evoluciónalo conforme tu empresa crece: no estamos acostumbrados a medir y analizar. Y como no medimos ni analizamos, pasamos por alto aquellas estrategias o acciones que son efectivas y que realmente nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos. La secuencia sería:

  • Define tu gran visión empresarial y tus objetivos.
  • Establece estrategias y acciones que te ayuden a conseguir dichos objetivos y, por ende, tu gran visión empresarial.
  • Pasa a la acción: calendariza e implementa.
  • Mide y analiza. Te dejo con un artículo que te ayudará con este tema: Si no se mide, no sirve. Pulsa aquí para leerlo.
  • Repite aquello que funciona e intenta siempre introducir progresos que te ayuden a obtener mejores resultados.

Parecen prácticas obvias, ¿verdad? Pues te puedo asegurar que no suelen llevarse a cabo.

¿Tienes alguna práctica o buen hábito que te ayude con el crecimiento de tu empresa? ¡Compártela con todos nosotros utilizando el apartado de comentarios!

Nos vemos la próxima semana. Un abrazo,

 

Asesora y formadora en marketing y ventas. |

Ayudo a autónomos, emprendedores y pequeños empresarios, orientados a la venta de servicios, a construir negocios sostenibles, escalables y rentables utilizando el marketing y la venta de manera estratégica.

2 replies on “5 sencillas prácticas que harán que tu negocio crezca más rápido

  • brandon

    Hola buenas tardes. Me gustó el texto que ayuda y explica qué es lo que necesitas pero tal vez necesito una idea mas clara o una opinión más personal acerca de esto. Por lo tanto pido su ayuda para lograrlo. Gracias espero que puedan contestar. Les mando un cordial saludo.

    Responder
    • María Melchor

      Hola Brandond,

      La verdad es que no sé a qué te refieres ni cómo puedo ayudarte. Escríbeme un e-mail a [email protected] con tu situación actual y qué es lo que quieres conseguir e intentaré darte algunos consejos personalizados.

      ¡Abrazos!

      Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *