Centra y focaliza tu mente y obtén mejores resultados en tu negocio

El gerente de una empresa tiene infinidad de tareas que realizar, multitud de decisiones que tomar y, normalmente, el día a día le supera.

¿Alguna vez has sentido que por muchas tareas, acciones, llamadas o reuniones que realices, no avanzas en tu negocio tanto como te gustaría?

Muchos de los empresarios con los que trabajo se pierden en la rutina, realizan tareas o acciones inefectivas y el grado de dispersión suele ser bastante elevado. A veces pierden de vista, aunque resulte obvio, que su objetivo básico y principal es tener y conseguir clientes.

Voy a explicarte un ejemplo concreto, sin dar nombres, que refleja este hecho. En este caso se trata de una empresa de nueva creación, con 3 socios al mando.

Les está costando demasiado poner en marcha la compañía. Llevan un año trabajando en ello y todavía no han conseguido hacerla arrancar. Algunos de los problemas más destacables que observo son los siguientes:

  1. El principal: no tienen claros los objetivos de su negocio, con lo que pierden el tiempo en tareas que no les aportan ningún tipo de beneficio empresarial.
  2. No tienen asignados roles ni responsabilidades. Los 3 socios se dedican a hacer de todo, con lo que acaban no haciendo nada.
  3. Cuando tienen reuniones acuden los 3 juntos. Cosa totalmente disparatada. Si no es transcendental e imprescindible que acudan todos, hay que gestionar bien el tiempo del que se dispone y ser más productivos.
  4. Todavía no tienen definidos aspectos básicos (qué productos y servicios ofrecer, a quién, con qué precio…) y ya están pensando en las bolsas en las que meter el producto a la hora de entregárselo al cliente.
  5. No tienen ningún tipo de producto ni servicio disponible que ofrecer a sus posibles clientes, pero quieren invertir de inmediato dinero en publicidad. Ojo, sin tener página web, ni local, ni ningún tipo de plataforma (física u online) donde dirigir a los usuarios que vieran dicha publicidad.

Tienen otros problemillas, pero espero que con estos cinco puedas hacerte una idea del poco foco que tienen y de la dispersión que muestran en cuanto a planteamientos y decisiones.

Por muchos objetivos que se quieran marcar, por muchas cosas que quieren hacer, todos sus esfuerzos deberían ir dirigidos a obtener ingresos, a conseguir sus primeros clientes. Parece absurdo preguntarlo, pero, ¿cuánto tiempo puede aguantar un negocio sin clientes?

Nada de esperar 1 o 2 años a tenerlo todo listo y perfecto (porque quizás se les pasa la oportunidad), nada de pensar en las bolsas u otros detalles que se pueden ir solucionando sobre la marcha. Hay que ser resolutivo y pasar a la acción teniendo siempre presente el objetivo a alcanzar.

Cuando estás metido de lleno en hacer crecer y funcionar tu empresa, muchas veces pierdes el foco, sin ni si quiera pararte a preguntar para qué sirve lo que estás haciendo.

Quizás te propongan una colaboración interesante, una participación única y exclusiva en un evento, una alianza estratégica, pero si todo ello no va acorde con tus objetivos o no sirve para conseguir clientes DI QUE NO, RECHÁZALO. Sé consciente de la situación, de lo que necesitas y lo que quieres, y actúa en consecuencia.

Lo mismo con tareas diarias que suelen quitarte mucho tiempo: e-mail, llamadas, reuniones… Pregúntate siempre si aquello que vas a realizar sirve para conseguir tu objetivo.

Lo importante es no malgastar esfuerzos o recursos en cosas que no te reportan el beneficio que quieres o esperas e invertir en aquello que te va a permitir llegar a donde quieres.

Y, como te dicho antes, recuérdate a menudo que tu objetivo básico es tener, atraer y retener clientes. Igualmente, quiero remarcar que la misma fórmula sirve para cualquier otro objetivo que establezcas.

Acostumbra a tu mente a tener presente ese objetivo que quieres alcanzar en todo momento, en toda decisión, estrategia y acción. Es imprescindible que tú como gerente y/o empresario centres y focalices tu mente para poder dirigir y orientar tu empresa.

Así que ya sabes, primero marca tu/s objetivo/s. Después, centra y focaliza tu mente preguntándote siempre si “eso” (lo que sea) sirve para alcanzarlo/s.

Nos vemos la próxima semana 🙂

 

Asesora y formadora en marketing y ventas. |

Ayudo a autónomos, emprendedores y pequeños empresarios, orientados a la venta de servicios, a construir negocios sostenibles, escalables y rentables utilizando el marketing y la venta de manera estratégica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *