La actitud que te impide avanzar

Un compañero de publicó un debate en un grupo de Linkedin. El debate giraba en torno al post que publiqué la semana pasada: Errores por los que no vendes como quisieras. Arnau, mi compañero, abría el debate diciendo: “5 errores que están perjudicando gravemente tus ventas ¿Algún otro que añadir?”

Entre todos los comentarios recibidos me llamó la atención el siguiente:

Hay muchos matices en los que podría entrar, como por ejemplo que creo que quien opina no se leyó el artículo. En él no hablo sobre gestión de ventas, si no sobre errores que pueden perjudicar las ventas de una empresa (en cuanto al público, producto o servicio, mensajes, etc.).

Llevo años dedicándome a esto y puedo asegurar que se cometen errores, y muchos, que sabotean las ventas de una empresa. Del mismo modo puedo asegurar que hay maneras y fórmulas para incrementar las ventas de un negocio. Eso sí, trabajando duro, haciendo ciertos sacrificios y estando dispuestos a asumir los peajes que muchas veces encontraremos por el camino. Resumiendo, que quien algo quiere, algo le cuesta.

Volviendo al tema (que me dan cuerda y no paro 🙂 ), no es el comentario en sí lo que realmente me hace sentir mal. No voy a entrar en si hay crisis, si no la hay, si el sector X o el Z. No voy a hablar de macro o microeconomía, ni del flujo del dinero, ni de los mercados. Quiero hablar de la ACTITUD.

Sí, es cierto: hay una realidad económica, política y social que no podemos obviar. Nos encontramos en una situación completamente distinta a la de hace unos años. Como consecuencia de dicha situación, muchas empresas han reducido su facturación, han dejado de vender, e incluso se han visto obligadas a cerrar ¿Pero esto significa que no hay oportunidades en el entorno actual? Respondo con un rotundo NO.

Es mucho más fácil echar balones fuera, culpar a otros, a la situación o a lo que sea, antes que asumir que podemos estar cometiendo o que hayamos cometido errores que perjudican a nuestra empresa. Es más fácil quejarse y quedarse en la situación en la que estás, que intentar analizar, estudiar, observar, ver y explotar las oportunidades que hay. Es más fácil seguir haciendo lo mismo de siempre que innovar, crear, potenciar el negocio o diseñar estrategias rompedoras.

Permíteme parafrasear a Fernando Vigorena Pérez:

“Si piensas que estás vencido, lo estás; si piensas que no te atreves, no lo harás; si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes, no lo lograrás; si piensas que perderás, ya has perdido; porque en el mundo encontrarás que el éxito empieza con la voluntad del hombre”.

La actitud es uno de los grandes pilares del éxito tanto profesional como personal. Y siguiendo con citas célebres, me gustaría plasmar la siguiente de Albert Einstein:

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”

La voluntad de hacer cosas distintas. La voluntad de luchar por lo que quieres, de no tomar una actitud derrotista antes de pasar a la acción. La de no arrugarse y buscar soluciones cuando hay que hacer frente a determinados problemas.

Recuerdo, muy a menudo, unas palabras de Pep Guardiola. En un reportaje comentó que trabajaba duro y lo preparaba todo antes de cada partido: diseñaba una estrategia, hacia un planteamiento y marcaba las pautas y las directrices para sus jugadores. Pero eso no le garantiza nada en el campo de juego. Él no puede controlar al equipo contrario. Con lo que, durante cada partido, se ve obligado a cambiar 5.000 veces de estrategia, innovar, ver nuevas oportunidades, etc. Debe aceptar la incertidumbre del entorno e insistir y persistir (de distintas formas) en conseguir su objetivo: ganar el partido.

En el artículo “Cómo HACER fracasar tu proyecto” ya hablé sobre este tema. Y, resumiendo, una buena actitud es fundamental para avanzar y evolucionar.

Bueno, seguimos. La misma persona dejó otro comentario en ese mismo debate:

Quiero hacer hincapié en la siguiente frase: “y aunque lo enfoquen y lo publiquen en redes sociales no evolucionan”.

Hacer crecer un negocio, evolucionar, mejorarlo día a día para obtener más clientes y más ingresos no se basa en “publicar en las redes sociales”, sea cual sea el sector. Quien piense que nuestro trabajo o el de cualquier empresa de éxito se basa en “publicar en las redes sociales”, está muy equivocado. Hay mucho, pero que mucho trabajo detrás: constancia, perseverancia, definición de un modelo de negocio, inversión en desarrollo de negocio y mejora continua, orientación y enfoque hacia la consecución de objetivos, definición de estrategias innovadoras, implementación de planes de acción, etc, etc.

Hay invertidas horas y horas de trabajo y dedicación bajo una serie de pautas bien guionizadas.

Para proyectar todo lo que pienso me harían falta muchas más palabras, pero espero haber conseguido plasmar algunas pinceladas de mi opinión en este artículo.

No hay ni que decirlo, pero quiero remarcar que no tengo nada en contra de la persona que realizó los comentarios ni de su punto de vista. Simplemente los he tomado como ejemplo para reflejar una actitud latente que, en mi opinión, impide que las empresas y las personas avancen y evolucionen.

Es un tema interesante y que incita al debate. Me encantará leer tu opinión ¡Deja tu comentario!

 

Asesora y formadora en marketing y ventas. |

Ayudo a autónomos, emprendedores y pequeños empresarios, orientados a la venta de servicios, a construir negocios sostenibles, escalables y rentables utilizando el marketing y la venta de manera estratégica.

2 replies on “La actitud que te impide avanzar

  • Andrés De La Espriella

    He sido empresario y asesor por muchos años y quisiera hacer el siguiente comentario: Cuando hace años me reunía con mi padre, para oír sus sabios y escuetos concejos y ante mis quejas yo le decía: “es que la crisis es muy fuerte” mi padre me contestaba: “Hijo que yo sepa he oído eso de la crisis por miles de veces y años seguidos… y en todos éstos años yo solo lo he visto al país crecer y progresar… con sus dificultades… pero al fin y al cabo crecer. Luego “alguien” ha debido hacer las cosas bien, en lugar de quejarse”. Brutal enseñanza, para focalizarse en lo que es necesario realizar para avanzar!!!!!

    Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *