Las 10 características de un emprendedor de éxito

Todos los emprendedores (y en realidad todas las personas) buscamos el éxito, ¿verdad? Sea cual sea la forma en que lo definamos, lo cierto es que hay algo en nosotros que aspira al mismo y lo relaciona con cuestiones tales como el reconocimiento, los beneficios, el crecimiento, las ganancias, la prosperidad, etc.

¿Qué se supone entonces que debemos hacer para convertirnos en emprendedores de éxito? ¿Existe una fórmula para el éxito, una guía de viaje, una hoja de ruta a seguir para llegar a esa ansiada meta?

Pues bien, aunque esto no es una ciencia exacta, sí podemos decir que hay una serie de consejos y claves que nos van a poner en el camino correcto. Dicho de otra forma: hay una serie de características que debes reunir (y si no reúnes, adquirir) para convertirte en una auténtico emprendedor de éxito.

Algunas seguro que las sabes, ¡pero no las practicas! Como digo siempre, no es lo mismo saber lo que es la felicidad que ser feliz, ¿verdad? Pues eso.

Otras no serán conocidas por ti y ahora harán un click en tu cerebro y encenderán una lucecita que te haga decir ¡vaya…! (Ese es el objetivo de leer para aprender: adquirir el conocimiento que te lleve a lo más alto, que te lleve al éxito que todos nos merecemos, y en el caso que nos ocupa, el de los negocios y el emprendimiento, que te lleve, porqué no decirlo, a ese anhelado estado de independencia financiera que todos buscamos pero que con frecuencia nos cuesta conseguir).

Y dicho lo cual, vamos a ello. ¿CUÁLES SON LAS DIEZ CARACTERÍSTICAS QUE DEBE REUNIR UN EMPRENDEDOR DE ÉXITO?

  1. Ser veraz. La mentira es incompatible con el éxito. De hecho es incompatible con la vida. Si eres de los que crees que alguna mentirijilla hay que decir de vez en cuando, siento decirte que no es una postura correcta. Si tu producto es bueno y tus acciones las adecuadas, no hay ninguna necesidad de mentir, y si no lo son, pues ya sabes: ¡tienes que cambiarlos!
  2. Ser auténtico, es decir ser tú. Relacionada con la anterior, está la autenticidad. La gente está cansada de máscaras, imposturas, representaciones, poses… y si quieren ver ficción, van al cine o al teatro, así que, por favor, ¡no conviertas tu día en una representación continua! Limítate y dedícate a ser tú y de paso ¡crece, evoluciona y disfruta con ello!
  3. Ser amable. Está acreditado: ser amable, convierte, es decir vende. Es muy fácil decirle no a un estúpido, y a la inversa, es muy fácil decirle a una persona amable, cariñosa, simpática, sonriente y, como nos decían en un post de este mismo blog acerca del principio de reciprocidad, sepa dar las gracias.
  4. Tener muy claros los objetivos. Esta es una de las cosas que más comúnmente creemos que sabemos, pero que a poco que indaguemos nos quedamos en blanco. Así que, grábatelo, por favor: los emprendedores somos creadores, y como creadores hacemos cosas con un objetivo, un fin, una meta, una intención. Hacer por hacer no tiene ningún sentido: lo que importa es hacia donde te diriges.
    Si tienes problemas acerca de este proceso de intención-creación-proceso, te recomiendo este artículo con cinco pasos para crear lo que quieras.
  5. Diseñar estrategias eficaces y prácticas. Relacionada con la anterior, también está la característica consistente en saber/ser capaz de establecer una estrategia adecuada a tu fin, una estrategia que te conduzca al éxito. Tan importante es saber lo que quieres como el camino para llegar a ello, es decir la vía, la estrategia. Unas te conducirán a tu meta y otras te apartarán de ella.
    Un ejemplo de estrategia exitosa sería la de fidelizar a los clientes, como nos explicaba María Melchor en este post.
  6. Saber perseverar lo suficiente, o su contrario, saber cuándo hay que abandonar el barco. En un seminario al que asistí nos decían que el 90% de los negocios fracasaban porque no se persistía en ellos lo suficiente. De igual forma, en los últimos tiempos se ha popularizado el método lean, según el cual una vez creado el producto mínimo viable habría que testearlo con la audiencia para conocer si seguimos igual que teníamos previsto o sería conveniente pivotar.
    En definitiva, característica de un emprendedor de éxito es conocer cuándo seguir, cuándo cambiar y cuándo abandonar. Desarrollar ese instinto o habilidad no digo que sea fácil, pero la práctica, el estudio y el aprendizaje nos llevarán a ello.
  7. Tener empatía con el cliente. Hay emprendedores tan enamorados de su producto que se olvidan de conocer si el cliente también lo está. Para saberlo hay que desarrollar la empatía, que es la capacidad o habilidad para ponerse en el lugar del otro, y así conocer lo que quiere, lo que siente, lo que piensa. A fin de cuentas, quien va a comprar es el otro, es decir tu cliente, con lo cual adelantarse a sus sentimientos es del todo punto crucial para conseguir la venta (o lo que es más importante, incrementar las ventas), y de esta forma convertirnos en emprendedores de éxito.
  8. Saber respetar. Relacionado con la amabilidad, la empatía, la veracidad… está el respeto. Sin respeto no vamos a ningún lado, y desde luego no al éxito.
    ¿A quién o qué es lo que hay que respetar? A todo y a todos: a tus clientes, a los que no son tus clientes, a la competencia, al mercado, a las leyes, al más importante de la cadena, al menos importante… No solamente conseguirás mejor tus objetivos sino que crecerás como persona.
  9. Saber utilizar mecanismos que multipliquen la efectividad de lo que haces. ¿De qué mecanismos estamos hablando? De las palancas, las redes, el marketing…
    Este punto daría para un artículo completo, o casi para un libro. De hecho en La fórmula del éxito, mi primer libro, dedico un capítulo entero al tema. Por ahora es suficiente con saber que, de acuerdo a las acciones que llevemos a cabo, podemos conseguir un resultado o muchos. Dicho de otra forma: hay mecanismos y estrategias que nos permiten conseguir más con menos, que nos permiten, con una sola acción, conseguir el resultado de muchas.
  10. Estar más enfocado en tu cliente que en tu competencia. Y la última característica es importante para mí, pero admito que no todos estarán de acuerdo. Es la materialización de un principio que consiste en centrarse en lo que importa y no en lo que no es trascendente. ¿Qué es importante para mí? Tu producto, tu cliente, tu estrategia y lo que tú haces. ¿Qué no es importante? Lo que hacen los demás, lo que hacen los otros.

Muchos emprendedores están más pendientes de esto último, no sé si para copiar, inspirarse… Para mí lo relevante es ocuparte de lo tuyo y dejar a los demás que sigan y elijan sus caminos, aunque reconozco que es un punto algo discutible.

De hecho, ¿lo es para ti? ¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Te ha servido, te ha inspirado, te ha gustado? Déjanos tu comentario.

Gracias por estar aquí y hasta pronto. Te deseo lo mejor.

 

Autor |

Agustín Grau es emprendedor, inversor y autor de los libros La fórmula del éxito y 50 ingresos pasivos para comenzar a ser libre ¡desde ya! Inició su andadura en el mundo de la abogacía, pero pronto la abandonó para dedicarse al estudio y práctica de todo lo relacionado con el crecimiento interior, espiritual y financiero. Su pasión son las personas, la creación, el conocimiento y la sabiduría.

5 replies on “Las 10 características de un emprendedor de éxito

  • jose novoa

    Me gusta este consejo y estas herramientas; las cuales considero de gran ayuda para el crecimiento personal y desarrollo en nuestros negocios y cualquier iniciativa que emprendamos…
    saludos cordiales

    Responder
  • julio cesar perez

    Estoy de acuerdo con el artículo, pero el “Estar más enfocado en tu cliente que en tu competencia”, no me parece. También es parte del Modelo de Negocio.

    Responder
  • agustin grau

    Gracias José. Me alegro que te haya gustado el artículo.

    julio, gracias igualmente. Reconozco que ese punto de “estar más enfocado en el cliente que en la competencia” es controvertido y puede tener detractores. Como bien dices, depende mucho del caso concreto. A mi, por ejemplo, me gusta más estar centrado en lo mío para mejorarlo y perfeccionarlo, que vigilar o fiscalizar a la competencia, pero repito que es algo muy personal y totalmente discutible. ¡ Me alegro que en los otros nueve estés de acuerdo!

    Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *