Pasa a la acción, pero de forma estratégica

Nunca me he animado a escribir de este modo, pero hoy me apetece hacerlo.

Estoy desanimada. No consigo hacerme entender, no consigo que me escuches. Grito cada vez más fuerte intentando llamar tu atención, intentando que me prestes un tiempo que, creo, que merezco.

No te pienses que esto es un rebote de niña pequeña, que me ha entrado una pataleta y esta es mi solución. Simplemente creo que es una manera, no sé si la mejor, de que, por fin, consigas hacerme caso.

Hablándote desde el corazón, y siempre con cariño y respeto, creo que tienes muy buenas ideas, tú y todos tus empleados. Creo que tienes mucha voluntad, que le pones ganas y pasión, pero, sinceramente no percibo que consigas aquello que quieres.

Mi sensación es que vas tirando, vas haciendo… Realizas acciones pero, ¿¡dónde está ese director de orquesta!? ¿¡dónde está ese entrenador que sabe qué tienen que hacer sus jugadores, y de qué modo, para ganar la Liga?!

Mira que te busco, y te busco, pero no te encuentro. No hay manera. Y me sabe mal, y me frustro, porque no te entiendo. Sólo quiero ayudarte, sólo quiero hacer que las cosas vayan mejor. Pero reniegas de mí, te alejas una y otra vez.

No puedo quedarme sentada mientras veo que realizas acciones inconexas y sin planificación de las que no obtienes resultado, mientras no sabes cuál es el propósito de tu empresa o tu negocio no está orientado hacia la mejora de resultados. Mientras intentas planificar, gestionar y organizar pero sin foco… ¡Me niego!

Creo que puedes llegar a alcanzar tus objetivos, mejorar tus resultados si confías en mí. Si me das un oportunidad. Déjame darte unos consejos:

  1. Ten presente siempre, en todo momento, qué quieres conseguir. Ten siempre en mente a una de mis mejores compañeras de viaje: TU VISIÓN.
  2. Establece unos objetivos claros. Unos objetivos máximos que guíen y orientan a toda tu empresa.
  3. ¡No te disperses! Si ya sabes qué quieres conseguir, y cuáles son tus objetivos, ¿por qué insistes, una y otra vez, en hacer cosas que no te ayudan a alcanzarlos?
  4. Conoce bien a tu cliente potencial… Tienes la manía de no consultarle, de tomar las decisiones solo. La cuestión es conocer al cliente y hacerle una propuesta que necesite, no a la inversa. Tú, estableces las características de tu producto/ servicio, y después, intentas buscar clientes que se adapten a él. ¿No ves que así es mucho más complicado vender?
  5. Define un plan de acción. Debes saber, en todo momento, lo que debes hacer. Eso sí, sin perder de vista el para qué lo haces.
  6. Planifica, implementa, pasa a la acción, analiza y vuelva a planificar.

Si adquieres foco, si orientas tus recursos de forma optimizada y teniendo en cuenta tus objetivos, verás como tus resultados mejoran. Verás como sabes qué realizar en todo momento y cómo debes hacerlo, que ganas claridad empresarial y dejas de dispersar recursos de forma inútil. Establecer una metodología que te permita orientar y ganar foco es un paso muy importante, no complicado, pero sí costoso. Requiere de mucho trabajo y esfuerzo, pero el resultado vale la pena.

Pasa a la acción, pero de forma estratégica.

¡Un abrazo! Fdo: Estrategia Empresarial

 

Asesora y formadora en marketing y ventas. |

Ayudo a autónomos, emprendedores y pequeños empresarios, orientados a la venta de servicios, a construir negocios sostenibles, escalables y rentables utilizando el marketing y la venta de manera estratégica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *