Tener una web no es suficiente para ser visible en Internet

La web es un elemento importante e indispensable si quieres ser visible en Internet, pero no es suficiente.

Te suena algo así como: “nuestra empresa tiene que estar en Internet porque, hoy en día, si no tienes una web, no existes”. Pues bien, aun teniendo una web si no atraes tráfico y le sabes sacar provecho… ¡sigues sin existir!

¿Para qué montamos o queremos tener una página web de nuestro negocio?

La mayoría de empresas, en un principio y como objetivos básicos, crean una página web para que la gente les conozca y tener otro canal a través del cual aumentar las ventas de sus productos y/o servicios.

Esos objetivos son comprensibles, y están bien, pero si tienes una página web que nadie sabe que existe y, por lo tanto, nadie visita, ¿de qué sirve tener una página en Internet?

Si realmente quieres utilizar el canal online para llegar a tus clientes potenciales, otórgale al mismo la importancia que se merece. No pretendas, ni creas, que montar una web va a ser la solución a todos los problemas, o que con ello vas a triplicar tus ventas. Siento tirar por tierra dicha creencia (bastante extendida, por cierto), pero créeme cuando te digo que una página web, por sí sola, sirve de muy poco.

De igual forma que estar en redes sociales, hacer marketing de contenido y realizar posicionamiento, entre otras acciones online, no tienen sentido si no tienes claros tus objetivos o no sabes qué tipo de estrategia quieres llevar a cabo.

Lo principal y más importante si quieres tener presencia y visibilidad en Internet, es definir y fijar unos objetivos (tanto si te encargas tú de ello, como si tienes un departamento de marketing) que vayan en consonancia con los objetivos y la estrategia general de la empresa.

Unas vez tengas claros los objetivos deberás marcar una estrategia online eficaz para alcanzar aquello que quieres. El planteamiento de la estrategia online no es: “bien, tengo una web y voy a ver si por arte de magia atraigo a clientes potenciales que se interesen por mis productos y/o servicios”, sino “bien, tengo una página web que quiero utilizar como plataforma de difusión y visibilidad de mi marca. Voy a ver qué tipo de acciones son las más adecuadas para atraer a mi cliente potencial y cuando éste visite mi página web navegue con detenimiento por ella ya que ofrezco algo que realmente le interesa”.

Tener bien definidos los objetivos, ya no tan sólo a un nivel empresarial más genérico, si no en un ámbito más específico, como por ejemplo el de nuestra página web, es un punto de partida indispensable para poder cumplir y alcanzar aquello que queremos. Muchas veces hacemos las cosas porque se han puesto de moda, o porque otros lo hacen, cayendo en el error y no pensando en que nuestro objetivo no es el mismo que el de aquél otro.

En resumen, en lo que hoy me gustaría hacer hincapié es que si no sabes para qué tienes o quieres tu página web, o éste elemento no está integrado con la estrategia empresarial, o no realizas acciones para obtener cierta visibilidad, da igual si tienes o no tienes página web, porque, en definitiva, sigues siendo invisible para el resto.

Espero que te haya gustado el post de hoy. Como ya sabes, puedes utilizar el apartado “deja tu comentario” del blog para cualquier opinión, impresión o duda que tengas. Estaré encantada de ayudarte.

 

Asesora y formadora en marketing y ventas. |

Ayudo a autónomos, emprendedores y pequeños empresarios, orientados a la venta de servicios, a construir negocios sostenibles, escalables y rentables utilizando el marketing y la venta de manera estratégica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *