¿Has oído hablar del factor diferencial de tu negocio?

Cuántos dolores de cabeza produce la dichosa ventaja competitiva… ¡Qué levanten la mano aquellos que la hayan intentado encontrar!

Oímos hablar de ella, los profesionales insisten en que la debemos tener (y cierto es), pero todavía hay muchas compañías que no acaban de dar con la tecla de su factor diferencial. Si ese es tu caso este post te interesa.

Quiero resaltar que el factor diferencial de tu empresa no tan sólo se puede dar en el producto o servicio que ofrezcas. Es decir, si tu empresa ofrece ya un producto o servicio existente y tiene una competencia considerable, no tienes que cambiar, añadir o quitar necesariamente propiedades o características a tu producto o servicio, sino que hay otras vías para hacer que tu empresa ofrezca algo que la caracterice y la haga especial.

A continuación voy a ayudarte con algunas ideas en las que pensar y profundizar para añadir en cualquiera de ellas la ventaja competitiva o el factor diferencial que identificará a tu empresa:

  1. Materia prima (en el caso de un producto)
  2. Proceso de producción/fabricación (en el caso de un producto)
  3. Características o propiedades del producto o servicio en sí
  4. Personal de la compañía
  5. Tecnología utilizada
  6. Ámbito logístico o de transporte (en el caso de un producto)
  7. Experiencia de compra
  8. Atención al cliente (tanto en el servicio pre como post venta)
  9. Packaging (en el caso de un producto)
  10. Red de distribución (en el caso que se posea)
  11. Precio del producto y/o servicio
  12. Valor de marca e imagen empresarial
  13. Patentes…

Por ejemplo, en una frutería, su factor diferencial o ventaja competitiva podría no estar en la fruta en sí (que si es de una calidad extraordinaria, mejor que mejor), sino que lo podríamos encontrar en su exclusiva atención al cliente admitiendo pedidos a domicilio.

El factor diferenciar de un bufete de abogados podría ser el de poseer un área web privada para el cliente en la que pueda ir viendo toda la evolución de su caso, en la que consten fechas de entregas de documentación, reuniones, vistas, juicios… En definitiva, un área en la que el cliente pueda estar informado en todo momento.

En el caso de una cerveza, su factor distintivo podría estar en el tipo de materia prima que se utiliza y/o en el proceso de producción/fabricación que se lleva a cabo.

Soy de la opinión que la ventaja competitiva o el factor diferencial de una compañía no es inamovible y perdurable para siempre, si no que a medida que evoluciona y cambia el mercado, la ventaja competitiva debe ir adaptándose y mejorando continuamente.

Y ahora, un último apunte: una vez encuentres tu factor diferencial, comunícalo. No sirve de nada poseer una ventaja competitiva si la gente no aprecia o sabe qué es aquello diferente que ofreces.

Espero que este post te sirva para coger ideas y definir, de una vez, tu ventaja competitiva. Así pues, vamos a por ello, ¿cuál es el factor diferencial de tu negocio?

 

Asesora y formadora en marketing y ventas. |

Ayudo a autónomos, emprendedores y pequeños empresarios, orientados a la venta de servicios, a construir negocios sostenibles, escalables y rentables utilizando el marketing y la venta de manera estratégica.

2 replies on “¿Has oído hablar del factor diferencial de tu negocio?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *